Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mostrando entradas con la etiqueta Dudas Médicas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Dudas Médicas. Mostrar todas las entradas

lunes, 22 de octubre de 2012

Larga vida al esqueleto

Larga vida al esqueleto

De ti depende poder presumir de huesos sanos y fuertes. Una dieta correcta rica en lácteos y el ejercicio físico adecuado permitirán que tus huesos lleguen a tu misma edad. No se conoce exactamente el porqué, pero lo cierto es que el estrés al que sometemos a los huesos durante el ejercicio físico es indispensable para estimular los osteoblastos.


Estos son algunos datos curiosos del ejercicio y tu esqueleto:
  1. Las mujeres que caminan con regularidad tienen una mayor densidad ósea y un riesgo de fracturas tres veces menor que las mujeres de vida sedentaria.
  2. Investigaciones realizadas en personas que tenían que guardar cama han reflejado que, en un solo día de reposo absoluto, se llega a perder un poquito de hueso.
  3. Está comprobado que los huesos del brazo de los tenistas profesionales son un 15 o 20 por ciento más densos que los de otra persona.
  4. Los astronautas pierden un promedio de 1 por ciento de densidad ósea por semana transcurrida en el espacio.

jueves, 27 de septiembre de 2012

¿Con qué fuerza la sangre irriga el cuerpo?

¿Con qué fuerza la sangre irriga el cuerpo?

La presión arterial es la fuerza con que el corazón impulsa la sangre por el interior de las arterias. Se expresa por dos valores. Cuando el corazón se contrae sístole, la sangre es impulsada al árbol arterial; en ese momento, la tensión es máxima o sistólica. Cuando aquél se expande diástole, la presión es mínima o diastólica. El aparato utilizado para medir la presión sanguínea se llama esfigmomanómetro o baumanómetro. Las cifras registradas en términos generales oscilan entre 110/60 y 120/70, según la edad, el sexo...

La presión arterial no es siempre la misma. A lo largo del día se presentan aumentos y descensos normales, según la actividad realizada o el estado afectivo. Cuando esa fuerza ha aumentado de forma crónica, se dice que hay hipertensión arterial.